Haciendo negocios en Alemania

 

Vestimenta

Siempre es mejor vestirse elegante que demasiado informal. Por lo general los alemanes son muy conservadores en su vestimenta. Casi todos los hombres de negocios usan trajes oscuros, camisas blancas y corbatas de colores claros. Las mujeres se visten con trajes de pantalón o vestidos de colores no muy llamativos, con pocos accesorios y maquillaje.

Saludo

Las personas se saludan dándose la mano, firme y brevemente, al ser presentadas a un alemán. Normalmente se usa la forma de usted hasta que la contraparte le pide el “tu”. Se recomienda saludar a la gente siempre añadiendo su nombre.

Reuniones y citas

La puntualidad es muy importante en Alemania. Se debe llegar a tiempo a todas las citas. El hecho de llegar algunos minutos tarde puede ser un insulto para un ejecutivo alemán. Las citas se deben hacer con suficiente antelación. Preferiblemente una o dos semanas antes de la fecha se debe avisar por teléfono y un mes antes si se hace la invitación por correspondencia. No se acostumbra pautar citas para el viernes en la tarde, dado que algunas oficinas cierran a partir de las 2:00 pm. En cuanto a invitaciones de negocio, éstas normalmente transcurren como almuerzo o cena en un restaurante. Es recomendable elegir un lugar de buena reputación y es común que quien invita pague la cuenta.

Negociaciones

A los alemanes no les gustan las exageraciones. Trate de asegurarse de tener datos suficientes a la hora de hacer algún reclamo. La toma de decisiones corporativas por parte de los alemanes es bastante rápida. Debido a que cualquier propuesta es examinada cuidadosamente por varios ejecutivos, no trate de acelerar el proceso. Las negociaciones son serias, los alemanes no aprecian el humor cuando de negocios se trata. La privacidad es muy importante para los alemanes. Las puertas se suelen mantener cerradas, tanto en la oficina como en la casa. Se debe tocar la puerta y esperar a ser atendido.

“Dont’s”

Tome en cuenta que a los alemanes en general no les gusta ver invadido su espacio personal, así que mantenga la distancia con los socios de negocios. No olvide concentrarse durante la negociación en los puntos clave y no mencione asuntos personales. Como los alemanes son muy organizados y les gusta planificar, sea puntual y respete los horarios.