Productos ecológicos extranjeros para Alemania

17.05.13

Cuando se habla de productos ecológicos, generalmente se piensa en productos cultivados o criados de forma sostenible, sin el uso de productos químicos, y de origen regional, sin largos transportes que suponen gasto de energía y contaminación medioambiental. En Alemania, no obstante, la palabra “biológico” y “regional” no son necesariamente sinónimos. La mayoría de los productos ecológicos en Alemania son importados, porque a los agricultores alemanes no les resulta rentable este tipo de cultivo.

Así lo explica Markus Arbenz, director ejecutivo de la Federación Internacional de Movimientos Agrarios Orgánicos: “Una transición a métodos de cultivo ecológicos resulta, en sus primeros años, en una caída en los ingresos. Las tierras fertilizadas durante muchos años deben adaptarse a un cultivo sin fertilizantes artificiales.”

Poca superficie de cultivo biológico y mucha demanda

Según un estudio de la Universidad de Bonn, la superficie de cultivo ecológico en Alemania solo ha aumentado apenas un 30 por ciento en los últimos años, en contraste con países como Polonia, donde la superficie cultivable se ha quintuplicado. Los programas de fomento por parte de la Unión Europea y el Gobierno alemán no son del todo eficientes, según Ulrich Köpke, participante del estudio de la Universidad de Bonn: “Muchos agricultores se preguntan si realmente merece la pena cultivar de forma ecológica, y si los programas de fomento son de confianza. Algunos estados federados han recortado los presupuestos para estas ayudas, o incluso se retiraron del programa”.

A pesar de ello, la demanda de estos productos en Alemania no ha dejado de crecer. Según el estudio de la Universidad de Bonn, una de cada dos manzanas ecológicas proviene del extranjero. En buena parte, de hecho, de Argentina, uno de los países latinoamericanos donde el cultivo ecológico está teniendo más éxito. A pesar de que en los últimos años se ha experimentado un ligero descenso en las cifras de exportaciones, el envío al exterior sigue siendo el principal destino de los productos orgánicos en Argentina, según el último informe del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria argentino: un total de 139 mil toneladas de estos productos se exportaron en 2012. Los principales receptores son Estados Unidos y Europa, y entre los productos más demandados están el trigo, la soja, las peras, las manzanas, las ciruelas, la vid, el aceite de oliva y el azúcar de caña, entre otros.